Dos de las primeras grabaciones de los hermanos Lumiere que causaron gran expectación en su época, claro. Sobre todo la del tren, al creerse los espectadores que dicho tren les iba a atropellar en verdad.