Llevo bastantes días sin escribir ninguna entrada en el blog. Y es que cuando no tengo nada interesante que decir o enseñar, prefiero permanecer callado. Eso mismo pensaba yo de muchos escritores blogueros, pero dando una vuelta por la blogalaxia te das cuenta que muchos han cerrados sus puertas sin nisiquiera una simple despedida. Este no es el caso de Otro Cine, estupendo blog de cine que cierra, hecha el candado después de un año de andadura. Y es que, a pesar de lo que mucha gente pueda pensar, mantener un simple blog como este, que no tiene más audiencia que yo y yo, conlleva un gran trabajo, que a veces no compensa, pues no ves reflejado ese curro en audiencia. Y compañeros, aquí la audiencia se mide en comentarios. Y cuando un compañero bloguero cierra o deja de escribir por falta de público, te ves reflejado y piensas que tú también cruzarás esa puerta. OTROCINE descanse en paz.