¿Habéis tenido alguna vez la sensación de que sino contáis una idea, que os trae por la calle de la amargura, reventaréis? Algo así me pasa últimamente. Tengo la idea, incluso los diálogos, vamos que podría dibujaros todo lo que pasa. ¡Joder! tengo una película. Ahora sólo me falta fuerza de voluntad.