Ya me estoy imaginando a todos los aficionados al cortometraje soñando con hacer algo similar a este cortometraje. La cosa es sencilla, no hay diálogos, un sólo actor, una sola localización, …, pero no nos engañemos, este corto ha costado pasta, mucha pasta. El corto se llama Lucky y su autor es Nash Edgerton.